Feliz día de Santa Teresa de Jesus

Por eso aconsejaría yo a los que tienen oración, en especial al principio, procuren amistad y trato con otras personas que traten de lo mismo. Es cosa importantísima, aunque no sea sino ayudarse unos a otros con sus oraciones. ¡Cuánto más que hay muchas más ganancias! Y no sé yo por qué (pues de conversaciones y voluntades humanas, aunque no sean muy buenas, se procuran amigos con quien descansar, y para más gozar de contar aquellos placeres vanos) no se ha de permitir que quien comenzare de veras a amar a Dios y a servirle deje de tratar con algunas personas sus placeres y trabajos, que de todo tienen los que tienen oración. Porque si es de verdad la amistad que quiere tener con su Majestad no haya miedo de vanagloria; y, cuando el primer movimiento le acometa, salga de ello con mérito. Y creo que el que, tratando con esta intención, lo tratare, que aprovechará a sí y a los que le oyeren y saldrá más enseñado; aun, sin entender cómo, enseñará a sus amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario