CAMINAMOS HACIA LA PASCUA 3 Y 4 SEMANA DE CUARESMA




3ª Y 4ª SEMANA DE CUARESMA
23 y 30 de marzo La Samaritana… El CIEGO DE NACIMIENTO…
AGUA
.
.
Llevamos ya más de dos semanas caminando, paso a paso, jugando a dar el paso y no pasar… y sabemos que no es tan fácil, no?

No sé si has visto un burro sediento alguna vez… Pues es tan llamativo como un geranio seco o un humano con sed… En definitiva: que no somos tan distintos, tratándose de lo fundamental. Necesitamos agua. Y no vale cualquier agua, te lo aseguro. Cuando sentimos que nos falta lo fundamental, sale lo mejor y lo peor de nosotros. Son situaciones que nos ponen al límite. A la samaritana le faltaba agua pero no era lo fundamental. Al ciego de nacimiento le faltaba ver… eso sí era esencial.
 Hay que estar muy desesperado para dejar que alguien escupa en el barro y te lo ponga en los ojos para devolverte la vista. Necesitaba ver. Y también necesitaba algo, alguien en quien creer.

No sé si has visto alguna vez un burro desesperado… pero es tan llamativo como un humano desesperado… Es capaz de cualquier cosa. A veces  no somos conscientes de esa sed… y desesperados bebemos de cualquier fuente, cualquier agua… Por eso si estás sediento y desesperado pero tienes una buena brújula, ¡estás salvado! Antes o después, sabrás por donde seguir. Si además, tienes agua, seguro que tú no pasas… Tú eres Pascua. La fe en uno mismo, en Jesús, el Salvador, el Enviado (eso significa “Siloé”) es ese manantial que brota dentro y va apagando la sed de cada día. Los israelitas en el desierto no solo tenían sed de H2O… su peor sed era la desconfianza… (¿Está o no está el Señor con nosotros?…) La falta de fe en la cercanía de su Dios y Liberador. El agua es vital para la vida, y para la vida nueva, porque nos regenera y nos limpia. ¡Nos hace ser nuevas criaturas! Como si otra vez nos formaran del barro: tierra y agua. Saliva y agua. ¡Cuánta intimidad en este gesto! ¡Cuánta luz para nuestra ceguera!

Busca el agua que salta dentro de ti… No busques experimentos llamativos fuera… Bebe de tu propio pozo, que allí es donde te espera el mismo Jesús que atravesó el desierto, que dio de beber a la samaritana y curó al ciego de nacimiento. Bebe de tu agua… limpia, transparente… Y da de beber a otros… Te sorprendería ver cuanta sed eres capaz de calmar cuando bebes de tu propio pozo y no buscas por ahí aljibes agrietados.
.
¿Tienes sed? ¿En qué lo notas? ¿A qué te lleva?
.
En la travesía por tu personal desierto cuaresmal ¿en qué fuentes percibes que hay agua para saciar tu sed? Puede ser una buena conversación con alguien a quien tienes olvidado, alguien con quien deseas reconciliarte… Puede ser una lectura de un buen libro que alimente tu espíritu… Puede ser un rato de meditación donde entres en contacto con tu sed (quien no es consciente de que necesita beber, al final se deshidrata…)… Puede ser un rato de oración con la Palabra, con Jesús Eucaristía… Puede ser el compartir tu tiempo con alguien que tenga más sed que tú, más necesidad…
.
 Si pasas puede ser que te quedes sin Pascua… Si das pasos para saciar tu sed y la de los que te rodean podrás llegar a la Pascua, fiesta del Agua nueva…  ¡Feliz borrachera!… De Agua Viva, claro…
.

TE PROPONEMOS UN JUEGO PARA LOS PEQUES Y NO TAN PEQUES...PASAS O NO PASAS? ENLAZA...CAMINO HACIA LA PASCUA!

http://www.acompasando.org/wp-content/uploads/2014/03/burritocrashjuego.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario