Un día que marcó dos vidas...






El 28 de noviembre de 1568 Fray Juan de Yepes conoce a Santa Teresa de Ávila en Medina del Campo. Dicho encuentro será crucial para el fraile, que se convertirá en el mejor aliado de la monja y la otra gran referencia de la poesía mística española. Juan de Yepes nace en Fontiveros, en una familia sobrada de amor pero carente de todo lo demás. Su padre había sido un próspero comerciante pero su familia le repudió al casarse sin consultar con una chica de poco futuro. Juan crece en un contexto de extrema pobreza y queda huérfano a temprana edad, pudiendo acceder a la educación elemental gracias a la beneficencia. Como el niño aprende con facilidad, prolonga sus estudios junto a los jesuitas. A los veintiún años ingresa en la Orden de los Carmelitas y estudia en la Universidad de Salamanca. Su opción por los carmelitas tras un primer contacto con los jesuitas refleja la inclinación de San Juan por una vida ascética y contemplativa. Precisamente su encuentro con Santa Teresa se produce en un momento en el que el fraile se plantea la búsqueda de una orden más rigurosa en sus votos, como la de los monjes cartujos. Santa Teresa estaba inmersa en la profunda reforma del Carmelo y su fuerte espíritu y convicción conmueven a Fray Juan, que decide participar de la empresa. Esa decisión le llevará a pasar penurias como el encierro que sufre en Toledo durante casi un año por parte de los carmelitas, opuestos a la reforma...

No hay comentarios:

Publicar un comentario