APRENDED DE MI QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORAZON


Lectura del santo evangelio según san Mateo 11, 25-30 En aquel tiempo, exclamó Jesús: -«Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Si, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.» Palabra del Señor.

-------------------------------------------------------

Pedro Tomás Navajas, Superior Provincial

Asunción, 27 de junio de 2011

ESTRACTO: dirigido a los carmelitas seglares del documento para el vicariato Bolibia -Paragua-Uruguay

Y en cuanto a los carmelitas seglares, no son carmelitas de segunda o de tercera clase. No les damos el carisma, lo reconocemos en ellos. Tienen el carisma y lo viven como lo tenemos y vivimos nosotros. También en ellos y ellas, la vocación al Carmelo es emoción profunda ante la experiencia de Dios, es silencio y soledad para buscar apasionadamente al Amado, es vida sencilla en medio de las gentes que gozan y sufren, es testimonio gozoso del Resucitado, es llama de amor viva martirial. Si sabemos soplar sobre sus brasas, arderá una llama muy viva en nuestra familia. Las posibilidades del Carmelo Seglar son inmensas. Hay muchos brotes que así lo indican. No es tiempo de dominar sino de alentar, no es tiempo de paternalismos protectores sino de sentirnos familia, no es tiempo de proponerles caminos desde nosotros sino de acoger los nuevos caminos que el Espíritu está suscitando en ellos. Tendremos, si es necesario, que desaprender esquemas viejos para aprender a valorar esta vocación tan digna dentro del Carmelo, que nos permita dialogar como hermanos con ellos dándonos unos a otros la verdad y la luz, ayudándoles y dejándonos ayudar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario