NO TEMAS


Así que, hermanas, dejaos de estos miedos. Nunca hagáis caso
en cosas semejantes de la opinión del vulgo. Mirad que no son
tiempos de creer a todos, sino a los que viereis van conforme a la
vida de Cristo. Procurad tener limpia conciencia y humildad,
menosprecio de todas las cosas del mundo y creer firmemente lo
que tiene la Madre Santa Iglesia, y a buen seguro que vais buen
camino.
Dejaos -como he dicho- de temores, adonde no hay qué temer. Si
alguno os los pusiere, declaradle con humildad el camino. Decid
que Regla tenéis que os manda orar sin cesar -que así nos lo
manda- y que la habéis de guardar. Si os dijeren que sea
vocalmente, apurad si ha de estar el entendimiento y corazón en lo
que decís. Si os dijeren que sí -que no podrán decir otra cosa-, veis
adonde confiesan que habéis forzado de tener oración mental, y
aun contemplación, si os la diere Dios allí.
CAMINO DE PERFECCION TERESA DE JESUS CAPITULO 21,.10

No hay comentarios:

Publicar un comentario