SOLEMNIDAD DE SAN JOSE

Jacob engendró a José, el esposo de
María, de la cual nació Jesús, llamado
Cristo. El nacimiento de Jesucristo
fue de esta manera: María, su madre,
estaba desposada con José y, antes de
vivir juntos, resultó que ella esperaba
un hijo por obra del Espíritu Santo. José,
su esposo, que era justo y no quería
denunciarla, decidió repudiarla en secreto.
Pero, apenas había tomado esta
resolución, se le apareció en sueños un
ángel del Señor que le dijo: «José, hijo
de David, no tengas reparo en llevarte
a María, tu mujer, porque la criatura
que hay en ella viene del Espíritu Santo.
Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por
nombre Jesús, porque él salvará a su
pueblo de los pecados». Cuando José se
despertó, hizo lo que le había mandado
el ángel del Señor.PALABRA DEL SEÑOR
Mt 1, 16.1-21
---------------------------------------------------------------------------------


Procuraba yo celebrar su fiesta con toda la solemnidad que podía, más llena de vanidad que de espíritu, queriendo que se hiciese bien y con muchos detalles, aunque con buena intención (V 6, 7).TERESA DE JESUS

---------------------------------------------------------
Señor, que nuestra justicia
vaya envuelta en misericordia.
Que seamos justos al estilo de José
y sepamos interpretar los «sueños»
o intuiciones que Tú nos envías.
Señor, hoy queremos pedirte
por todos los «padres»
y por los que actúan como si lo fueran.
Por las personas que día a día
realizan su trabajo con cariño
y sin darse importancia.
Señor, muchos cristianos
viven su espiritualidad al estilo de José.
Son personas que muchas veces
pasan desapercibidas
pero que saben estar
a la altura del momento
y de lo que cada situación reclama.
Señor, que, como José,
sepamos encontrarte
en la vida de cada día
y nos santifiquemos viviendo con ilusión
lo que cada circunstancia nos depare.

Antonia Cirer
------------------------------------------
                                                        APUNTES PARA EL DÍA....

A José no le importan los títulos ni los
honores ni su propio prestigio. Pero su
labor callada, casi «invisible», es necesaria,
irremplazable en el plan de Dios.
El hará las veces de padre de Jesús, le
cuidará, le alimentará, le educará, le
enseñará a rezar, le introducirá en la
lectura y en el amor de las Escrituras, le
enseñará su oficio...
¡Cuántas cosas tengo que aprender de
este gran hombre en mi quehacer diario
como discípulo de Jesús!

¿Qué puedes hacer tú hoy?----
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



http://www.diocesisdeleon.org/nuestro recuerdo a los seminaristas ENLAZA.


http://www.desiertodelaspalmas.com/ desierto de las Palmas CASTELLON


Feliz día para tod@s!

No hay comentarios:

Publicar un comentario