SEÑOR MIO Y DIOS MIO

Evangelio según San Juan 20,19-31. 
Aquel mismo día primero de la semana, siendo ya muy tarde, y estando cerradas las puertas de la casa, donde se hallaban reunidos los discípulos por miedo de los judíos, vino Jesús, y apareciéndose en medio de ellos, les dijo: La paz sea con vosotros. 
Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Se llenaron de gozo los discípulos con la vista del Señor. 
El cual les repitió: La paz sea con vosotros. Como mi Padre me envió, así os envío también a vosotros. 
Dichas estas palabras, alentó, o dirigió el aliento, hacia ellos; y les dijo: Recibid el Espíritu Santo, 
quedan perdonados los pecados a aquellos a quienes los perdonareis; y quedan retenidos a los que se los retuvieres. 
Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. 
Le dijeron después los otros discípulos: Hemos visto al Señor. Mas él les respondió: Si yo no veo en sus manos la hendidura de los clavos, y no meto mi dedo en el agujero que en ellas hicieron, y mi mano en la llaga de su costado, no lo creeré. 
Ocho días después, estaban otra vez los discípulos en el mismo lugar, y Tomás con ellos, vino Jesús estando también cerradas las puertas, y se les puso en medio, y dijo: La paz sea con vosotros. 
Después dice a Tomás: Mete aquí tu dedo, y registra mis manos, y trae tu mano y métela en mi costado, y no seáis incrédulo, sino fiel. 
Respondió Tomás, y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! 
Le dijo Jesús : Tú has creído, ¡oh Tomás!, porque me has visto: bienaventurados aquellos que sin haberme visto han creído.
Muchos otros milagros hizo también Jesús en presencia de sus discípulos, que no están escritos en este libro. 
Pero éstos se han escrito con el fin de que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que, creyendo, tengáis vida eterna, en virtud de su nombre. PALABRA DEL SEÑOR

No hay comentarios:

Publicar un comentario