IV CONGRESO IBÉRICO DE LA ÓRDEN SEGLAR DE LOS CARMELITAS DESCALZOS EN ÁVILA

IV Congreso Ibérico de los carmelitas seglares
Crónica de alcance

Aunque por muchos medios de comunicación, agencias principalmente y las redes sociales, habéis tenido ocasión de seguir las andanzas, peripecias y otras hierbas del Congreso, quiero ofreceros unas pinceladas del directo.
Empezaré por los números: 159 inscritos oficialmente, más algún allegado e interesado del propio Cites. Desde el primer día se hizo presente N. P. General, Saverio Cannistrà, que por culpa de los aviones no pudo “hacerse ver” hasta la hora de la cena. Vino acompañado del P. Provincial de Castilla, Miguel Márquez Calle. Horas antes, estos con puntualidad, los dos Delegados Generales para la OCDS, Aloysius Deeney y Alzinir (brasileño de la provincia del Sudeste). Este será el que remplazará al P. Aloysius (15 años ‘empujando’ a los seglares carmelitas de todo el mundo.
A las 22 horas se hizo la apertura oficial del Congreso, con unas breves palabras de Jordi de la Encarnación, presidente de la Junta Nacional y padre de siete hijos, ya crecidos, dio por iniciado este encuentro.
La primera mañana –suena a resurrección y entrábamos en sintonía con Nicodemo, pues empezábamos a nacer de nuevo con la simpar conferencia del P. Saverio, centrada en la identidad del carmelita seglar, sobre dos pilares: el seguimiento y compañía de Cristo y como consecuencia un ‘entregarse’ al otro en comunidad seglar. Posteriormente el P. Aloysius hablará de la ‘formación’ –no mera información doctrinal- como el medio de madurar y crecer: ‘con-formarse’, ‘con-figurarse’ en y con la comunidad. El P. Saverio señaló también que en las Constituciones OCDS  habría que subrayar más este aspecto de la comunidad. Aloysius añadió en su momento, que en los documentos de la Iglesia no se habla de ‘fraternidad/es’ sino de comunidad. La Iglesia es comunión (comunicación, comunidad). El P. Vicario, finalmente, hizo una síntesis redonda de la conferencia del P. General, que ofreceré en otro momento.
Y siguió el Vicario Gral. Emilio Martínez desarrollando el tema solicitado: “El carisma teresiano fuente de vida para el fiel cristiano”. Con ello quedaba redondeada la mañana. El diálogo previsto entre los ponentes y los congresistas, hubo que posponerlo para la tarde.
También la tarde nos desbordó y se desbordó. Más de dos horas entre preguntas y respuestas, algunas de aquellas menos pertinentes y un tanto ajenas a lo que se ‘debatía’.
Tres hermanas (Venezuela, Paraguay y León (de España) comunicaron su experiencia originaria en el Carmelo, al filo de las siete de la tarde.
Esperábamos en el segundo día la palabra clara del P. Aloysius. Siempre ha sacado de algún pequeño atolladero a quienes le han preguntado. Dominador como ninguno del texto constitucional hizo hincapié en la ‘formación’ y no precisamente entendida ni principalmente como conocimientos o saberes intelectuales, sino más bien como un ‘conformarse’ (tampoco como resignación), tratar de hacerse comunión con los miembros de la comunidad.
Es propósito y una de las conclusiones del Congreso, recopilar todo el material surgido del Encuentro y hacer una publicación.
Otro momento del encuentro fueron las comunicaciones o estado de las comunidades seglares en España. Se aprecia enseguida que unas son y están más vivas que otras. Las de nuestra provincia allá se anda… ¡ánimo, pues, hermanos seglares y hermanos frailes!
¿Qué decir de la asistencia al Congreso? Andalucía fletó un autocar; Aragón y Valencia un buen número, así como los hermanos de Castilla la Vieja. Navarra no fue a la zaga, además que puso un esmero particular en la preparación de la misa de clausura que presidió, con el estilo y la forma de ser que le caracteriza, el obispo emérito de Sucumbíos, Mons. Gonzalo L. M. Por parte de nuestra provincia asistimos 17, si la memoria y el recuento de las listas no me son infieles. Destacar el ‘empeño’ y el ‘compromiso con la Orden’ de los hermanos de Telde (5). También la presencia de Portugal, hasta de las islas Madeira llegaron.
Una palabra de encomio para los compañeros del Cites. La palabra es… ¡excelencia! Excelencia en el trato, en el lugar, en las instalaciones. La cocina puede que a algunos, por no estar acostumbrados, nos resultara algo extraña (tipo buffet).
Las celebraciones litúrgicas, muchos las calificarían de ‘hermosas’. Y lo fueron. Salmodia sencilla y pegadiza. La Eucaristía en la tarde de llegada la presidió el P. Vicario Gral. La del primer día por N. P. General. La celebrada en el monasterio de La Encarnación (capilla de la Transverberación) tuvo de particular que estaba el Carmelo en pleno (frailes, monjas OCD y seglares). En esta ocasión presidió el Presidente de los Delegados provinciales. Todos apiñados en torno al corazón traspasado de la Madre. Y en la Eucaristía final presidida por el obispo misionero, este lanzó un desafío a los carmelitas seglares a ser misioneros. ¡No podíamos esperar menos de él!
Después de la comida e incluso antes, los congresistas se fueron dispersando y regresando a sus respectivos lares, dando por hecho que el Congreso empieza hoy. Sentidas y muy rendidas gracias a los Superiores de la Orden que nos han dedicado estos tres días. Lamentar, eso sí con muchas comprensión, que los Superiores provinciales, no se hayan dejado ver ni siquiera por las rendijas. Y no creo que pueda servirles de ‘una excusa’ que ya estaban representados por sus respectivos Delegados. De todos modos, gracias por su condescendencia y benignidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario