ANTE EL FRIO Y LA NIEVE 10 CONSEJOS DE ADVIENTO


1. Despertad... El Señor no quiere gente dormida, ni gente que se desentienda de la realidad, ni que delegue en otros el encargo de vigilar y trabajar. Los dormidos y adocenados no sirven para el Reino.
2. Tened cuidado... «No se os embote la mente con el vicio y los agobios de la vida». La advertencia está dirigida precisamente a los instalados, a los que solo se preocupan de sus cosas. No os acostumbréis a vivir con un corazón insensible y endurecido, buscando llenar vuestra vida de bienestar y placer, de espaldas al Padre del cielo y a sus hijos que sufren en la tierra. Ese estilo de vida os hará cada vez menos humanos.
3. Sed lúcidos y críticos... Despertad al presente, a lo que acontece y está cerca. Sed críticos ante los acontecimientos de nuestra aldea global y que pueden oscurecer la venida del Señor.
4. Preguntad... Preguntad no sólo qué pasa sino qué tiene que pasar, y qué tenemos que hacer aquí y ahora para que se cumpla la voluntad de Dios.
5. Vigilad... El Adviento es tensión hacia el futuro. «Poneos en pie y alzad la cabeza. Se acerca vuestra liberación». No miréis el futuro sólo desde vuestros cálculos.
6. Celebrad... Preparémonos a celebrar con gozo el acontecimiento de la aparición primera de la bondad y el amor de Dios en Jesús.
7. Mantened vuestra fe en las promesas del Dios liberador.
8. Descubrid... Descubrid el paso de ese Dios Padre en la historia y en el corazón de los hombres.
9. Esperad... Y para descubrir a Cristo que viene en las situaciones actuales, lo razonable es la esperanza. No os desaniméis, poned vuestro esfuerzo y vuestro granito de arena; si os empeñáis, las cosas pueden cambiar.
10. Liberaos... Liberaos de vuestras esclavitudes e ignorancias. Mirad la vida consciente y libremente con vuestros ojos. Sentid su presencia amorosa, comprensiva, estimulante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario