NADA PODRÁ DISTRAERME.


Nada podrá distraerme de Él. Cuando se obra por El y se permanece siempre en su santa presencia, bajo su mirada divina que penetra hasta lo más íntimo del alma, se le puede escuchar incluso en medio del bullicio del mundo, en el silencio de un corazón que sólo quiere ser suyo" (Carta 40).ISABEL DE LA TRINIDAD




No hay comentarios:

Publicar un comentario