TERESA MARGARITA REDI

Hoy en el carmelo celebramos a Teresa Margarita Redi que nació en Arezzo (Italia) de noble familia, el 15.7.1747.

Se llamó Ana María. Fue alma contemplativa desde muy pequeñita. Con frecuencia se quedaba ensimismada y preguntaba: "Decidme, ¿quién es ese Dios?"

Atraída por el lema de San Juan: "Dios es amor" (1 Jn 4,16), el 1.9.1764 ingresó en el Carmelo de Florencia y el 11.3.1765 vistió el hábito tomando el nombre de Teresa Margarita del Sagrado Corazón de Jesús.

Durante toda su vida vivió el lema: "Escondida con Cristo en Diós".

Más que "maestra" fue un continuo y magnífico "testimonio" de vida espiritual.

Fue el apóstol del Sagrado Corazón y de la Santisima Virgen del Carmen, a la que amó entrañablemente.

Su lema, como fiel herededa del espíritu del Carmelo, era "Padecer y Callar" y había tomado como pauta de su vida "Vivir escondida con Cristo en Dios".

Fue también una gran mística y para llegar a serlo usó sobre todo de dos medios: una dura ascesis e intensa caridad fraterna.

Asimiló perfectamente las enseñanzas de Santa Margarita de Alacoque sobre el Sagrado Corazón y las vivió de modo muy personal hasta llegar a la intimidad con la Santísima Trinidad.

¿Quién es Dios?" Le preguntó a su madre, su padre, su tía ... Las respuestas que recibió de los adultos a su alrededor nunca plenamente satisfecho de ella. La gente le habló de Dios, es Dios, no es lo que Dios es. Cuando su madre le dijo un día que Dios es amor, Anna María se iluminó de alegría. Esta respuesta, por fin le dio algo de satisfacción. Pero entonces se preguntó: "¿Qué puedo hacer para agradarle?" Desde este momento su búsqueda inagotable de amar a Dios como Él la amaba había comenzado. Es conmovedor observar que cuando este celo la infancia se crió con ella, respondió en la inocencia "Pero, ¿todo el mundo que"....Supo cubrir con las cenizas de la santa humildad sus dotes naturales: nobleza, cultura e inteligencia, y conservar en el más profundo silencio, las gracias que recibía de Dios, disimulando continuamente todo acto de virtud.A los 23 años una peñtonitis truncó su vida.Era el 7.3.1770 cuando expiró "inclinada la cabeza y abrazada modestamente a su querido Crucifijo".El papa Pío Xl la beatificó el 9.6.1929 y la canonizó el 12.3.1934.
Teresa Margarita Redi en la oración y el servicio en el Carmelo logró dar a su vida el matiz de una existencia llena de evangelio y de amor comprometido por todos los hombres, en especial por los sacerdotes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario